¿Google lo sabe todo?

Cuando no conocemos el número de una calle, cuando queremos encontrar la letra de una canción o dar con el teléfono del dentista, acudimos a Google. Si el buscador es cada vez más eficiente y preciso es, en parte, por toda la información que es capaz de almacenar sobre sus usuarios, sus gustos y rutinas.

Google ofrece un historial detallado de nuestras ubicaciones, viajes, restaurantes preferidos…

Parece inquietante pensar que las grandes empresas puedan estar vigilando a individuos que, normalmente, no tienen un ritmo de vida digno de ser espiado. Pero, hoy en día, cualquier movimiento puede ser susceptible de monetizarse, así que no hay que perder la pista a los usuarios.

Para empezar, hay que remarcar que Google solo almacena la información de aquellos que inicien sesión en un buscador con su cuenta de Google. Gmail es una de las cuentas de correo más populares en todo el mundo, así que si lo usamos estando “logueados” este paso es fácilmente aplicable a una gran mayoría.

Para saber qué conoce Google de nosotros podemos visitar la dirección web history.google.com/history. Ahí encontraremos la actividad realizada tanto en web como en la versión móvil. Aparece una completa lista sobre los elementos que hemos buscado en el día de hoy, clasificados por categorías: Chrome, búsqueda, anuncios…

La información recogida se clasifica indistintamente de si las búsquedas vienen de la app o del ordenador. En la parte superior aparecen controles para cribar la información recogida durante la semana pasada, el mes pasado, durante el año 2017 o el historial completo.